Inicio





Distancia desde Madrid: 60 km

Por la carretera de Burgos, A-1, se llega a Venturada (51 km). Ahí se toma la M-320, hasta Torrelaguna. Se atraviesa la localidad y se sigue por la M-102 hacia Patones de Abajo. En el centro de Patones encontramos, a mano izquierda, el desvío que lleva por una carretera serpenteante de unos 2 km hasta Patones de Arriba.

El Poleo

El Poleo es el restaurante que ha situado Patones en el punto de mira del panorama gastronómico nacional, ofreciendo una cocina creativa, de calidad, y con toques de cocina internacional.

Si tuviésemos que definirnos, quizás se incidiría en la atmósfera cuidada, ambiente elegante pero distendido, chimenea para ambientar los días de frío, servicio esmerado, y todo ello con la calidez de un trato cercano. Todo ello enmarcado en un entorno idílico, de postal navideña, de cuento de hadas. Naturalidad y tradición se funden con estilo y con clase para clientes que sepan apreciar el placer de las buenas cosas.

VER CARTA DEL POLEO

Patones de Arriba, nuestro privilegiado entorno, encontrarnos ante uno de los restaurantes más antiguos de Patones y, sin duda, ser uno de los más famosos de todo Madrid, nos hace diferentes.

 Pero sin lugar a dudas, lo que nos define, lo que nos hace únicos, no es la cantidad de visitantes, sino la calidad de nuestra clientela, pues la mejor publicidad, lo razón que nos hace seguir trabajando, es la satisfacción de que volváis y nos sigáis recomendando. Es por eso que, gracias a vosotros, El Poleo se ha convertido en el referente gastronómico que es hoy en día.

– Gracias –

 

 

 

El Poleo se enorgullece de colaborar activamente con MasterChef. Por nuestros fogones han pasado casi todos, desde los adorables junior, hasta los celebrity. Todos hemos crecido con estas experiencias cuyos participantes llegan como alumnos y siguen visitándonos años después como amigos, y no sólo a comer…

El chef y propietario, Paco Bello, ofrece a sus clientes una profesionalidad fuera de toda duda, acompañada de una 

simpatía y una calidez de trato que el comensal recordará siempre con agrado.

El nivel de su magnífica cocina y la perfecta atención en la sala conforman, junto con la decoración refinada y cuidadísima, una simbiosis que ha sido clave para convertir a Patones en un referente de la cocina de autor.

 

 

Jardín del Poleo

El Jardín del Poleo

Contiguo al cuerpo del hotel, frente al Poleo, se presenta un local de estilo rústico y con ambiente limpio, de espacios abiertos, floral y muy luminoso.

El restaurante Jardín del Poleo consta de dos partes diferenciadas: un porche de madera cerrado y acristalado, con grandes ventanales que ofrecen las mejores vistas aun cuando el tiempo no acompañe, y una deliciosa terraza al aire libre.

Con una oferta gastronómica sencilla, económica y variada, el Jardín del Poleo es conocido por ser un lugar en el que degustar sabores tradicionales, en el que la calidad y la elaboración se integran en un ambiente rústico y relajado. Se pueden degustar productos frescos de la huerta, asados al horno, dulces caseros y carnes de la afamada sierra madrileña a la brasa.

VER CARTA JARDÍN DEL POLEO

Cuando nos sonríe el tiempo (en cualquier época del año), el restaurante El Jardín del Poleo abre la terraza y brinda la posibilidad a sus comensales de elegir dónde disfrutar la comida de entre sus dos ambientes: en la terraza, al aire libre rodeados de un idílico y majestuoso entorno , o en el porche, zona techada y acristalada en la que es más fácil controlar las caprichosas vicisitudes de Helios y Eolo.


En verano, por la noche, la terraza-jardín transforma completamente su decoración, ofreciendo una experiencia inolvidable que bien vale la visita por sí misma. Un pueblo de cuento, velas, música de piano, suelo alfombrado, las exquisiteces de la carta de El Poleo, y disfrutando de la mejor compañía bajo la luna y las estrellas, que más se puede pedir????…

 

Dirección Travesía del Arroyo, 3
Información y reservas 91.843.21.01
Patones de Arriba

Por favor, dado que las reservas se centralizan en el mismo teléfono, especifique dónde exactamente desea su reserva. Gracias.

Hotel El Tiempo Perdido

Precios

El 15 de abril de 1993, en la pintoresca localidad de Patones de Arriba (Madrid), se inauguró un establecimiento de los llamados “con encanto”, que lleva este concepto hasta su grado máximo en cualquiera de sus rincones y recovecos, concebido para el disfrute del visitante.

Su nombre, El Tiempo Perdido, lo dice todo. A él hay que acudir sin prisas, con el ánimo presto a dejarse seducir por los innumerables detalles decorativos que abundan por doquier; a deambular por sus salas y salones, o a pararse en ellos con el único propósito de disfrutar del mobiliario, de la decoración, del ambiente que se respira en cada estancia, cuidado hasta el extremo. Una conversación ante la gran chimenea del salón principal o un café tomado en el pequeño patio ajardinado bien valen el viaje desde la provincia más alejada.

Este hotel hace honor a su nombre: es un paréntesis de serenidad, de paz, de romanticismo y de placidez; es un tiempo perdido, maravillosamente perdido.

El interior es laberíntico porque se ha construido uniendo varias casas colindantes, gracias a lo cual nunca encontraremos un largo pasillo cuajado de habitaciones a ambos lados, sino que éstas van apareciendo de una en una tras un recodo, al final de una escalerita, atravesando una estancia o cruzando un pequeño patio.

 

Se ha adaptado el hotel, eliminando el servicio de habitaciones 24 horas, y adecuándolo a la nueva normativa referente a los alojamientos en el medio rural, por lo que el hotel pasa a ser hotel rural.

La decoración -con muebles, piezas y ornamentos de época – muestra el sentir, la magia y la filosofía del buen gusto debida al talento de François Fournier, alma del proyecto “El Tiempo Perdido”.

Desde su fallecimiento, el 6 de abril de 2004, su legado ha pasado a manos de Paco Bello, colaborador directo desde el arranque de este sueño hecho realidad. Ahora, su continuidad es real y vive en el corazón de tan agradable espacio.